30 junio 2022
Compartir en

El nivel de inversión que se realiza en investigación y desarrollo (I+D) en Chile alcanza un 0,35% del producto interno bruto (PIB), posicionándolo como el tercer país con menor inversión de los miembros de la OCDE.

Se sabe que los incentivos o beneficios tributarios para Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) son uno de los instrumentos de política pública más efectivos para fortalecer la inversión en I+D+i en los países. La promulgación en el año 2008 de la ley 20.241, conocida de forma popular como “Ley de I+D”, que establece un Incentivo Tributario a la inversión privada en Investigación y Desarrollo era un avanzo significativo para las empresas de Chile. La ley ha sufrido solo una modificación en el año 2012 (mod. 20.570), que permitió que se pudieran obtener Incentivos Tributarios no tan solo por las actividades extramuros, sino que también por las actividades intramuros que realice la empresa con sus capacidades técnicas y de infraestructura propias. Pero ninguna otra modificación desde cerca de 10 años.

Existen casos de éxito en América Latina de modelos que responden a la realidad económica actual y ofrecen mejores posibilidades de apoyo a las empresas, considerando mejores condiciones para las pequeñas y medias empresas (PyMEs) que necesitan más de incentivos tributarios para fortalecer sus proyectos de I+D+i y su competitividad en el mercado chileno y global.

El ejemplo colombiano

En un conversatorio sobre resultados de incentivos fiscales a la I+D+i organizado durante la semana de la Innovación en Perú, hace algunos días, nuestro Country Director de FI Group Colombia, Pablo Jair Ceballos Parra, conversó con Jocelyn Olivari, Gerente de la Innovación y Directora Ejecutiva del Comité InnovaChile de Corfo y con Karina Maldonado Carbajal, Sub Directora de Innovación y Transferencia Tecnológica del Concytec. Ellos presentaron casos de Perú, Chile y Colombia, intercambiando experiencias con el fin de mejorar las políticas públicas en este ámbito.

Existen algunas particularidades en la ley de Colombia que podrían hacer una gran diferencia en el ecosistema de Chile. Durante el conversatorio quedó claro que Colombia es un ejemplo latinoamericano:

  • Uno de los puntos más destacables de los beneficios en Colombia es que se ha ajustado y creado un Crédito Fiscal para MiPymes de mayor intensidad (50% de crédito fiscal), compensable con impuestos nacionales y monetizable.
  • El éxito del instrumento se ha basado en la comprensión de la naturaleza de la Política Pública, entendiendo que su fin es incentivar la Inversión privada en I+D+i, impulsando y motivando a las empresas, de todos los tamaños, para que se decidan por dejar la inversión en Colombia (centros empresariales y personal altamente calificado),generando mayor desarrollo industrial y tecnológico, diversificando la matriz productiva, generando puestos de trabajo para capital humano especializado, evitando la fuga hacia otros países de la región o el mundo.
  • Hay una alta tracción del ecosistema al acceder a los Beneficios grandes empresas, impulsando el uso de estos en toda la cadena de valor y la inversión en I+D+i.
  • Los proyectos son de alto impacto por el monto máximo de proyecto (24 MM USD app.), es decir, se puede invertir en proyectos de alto nivel.
  • Se incentiva proyectos que pueden generar impactos de corto, mediano y largo plazo (Investigación, Desarrollo e innovación tecnológica).
  • Hay un “Sistema” de Beneficios complementarios a los proyectos (Ingresos no Constitutivos de Renta para Personas Naturales y Jurídicas que participen en proyectos de I+D+i, Vinculación de Doctores, entre otros.
  • Existen Criterios objetivos y cuantificables a través de una escala bien definida de evaluación, lo que genera una cercanía con las empresas, porque entienden claramente los puntos a mejorar.
  • Alto nivel de estabilidad en los instrumentos, no se visualizan modificaciones que puedan afectar negativamente el uso de los Beneficios.

Sin duda, existen también algunos aspectos y puntos que pudieron ser mejorados en el sistema colombiano: el cupo máximo a asignar por año es el principal limitante del sistema colombiano, priorizando en la asignación de cupo a las MiPymes, y también las dificultades por la obligatoriedad del Avalista.

Que esperar de las mejoras para la ley I+D en Chile

El nuevo gobierno se ha propuesto hacer modificaciones en la Ley 20.241 (mod. 20.570), ya existe un proyecto de ley ingresado en el Congreso, se espera que esos avances se inspiren del caso de éxito colombiano, así como de otros países de la región y el mundo, para beneficiar más para las pequeñas y medias empresas chilenas y su competitividad en el mercado nacional y global, así como también seguir impulsando el uso de la Ley de I+D por un mayor número de grandes empresas. En este sentido, es que podríamos definir 6 puntos principales a considerar dentro de las posibles mejoras:

  • Un incentivo que llega de forma efectiva a las PyMEs, permitiendo un crédito cuyos excedentes dan derecho a solicitar su devolución en el ejercicio siguiente o permitiendo rembolso de dinero o cruce de cuentas con otros impuestos
  • Eliminación del trámite administrativo de la presentación de la Manifestación de Intención que podría simplificar la gestión administrativa tanto para las instituciones del estado como para las empresas.
  • Aceptar la deducción del 100% de los gastos aceptados por I+D en el contexto de la ejecución de proyectos certificados por la ley de I+D.
  • Incluir de la innovación tecnológica que puede aumentar el interés de todas las empresas de invertir en I+D+i, diversificar el tipo de empresas que accedan al beneficio incluyendo más sectores económicos y fomentar el uso de la innovación como herramienta de diversificación y reconversión productiva
  • Se entiende también que es que gran importancia que se proponga una extensión de al menos 10 años de la ley o que se permita que el incentivo se convierta en un mecanismo indefinido, garantizando la estabilidad del mismo el tiempo para los inversores.
  • Aumento del tope máximo de crédito a aplicar por empresa, incentivando la inversión en proyectos de mayor envergadura en territorio nacional.

Incentivar la I+D+i de las PyMES es esencial para el ecosistema chileno. La OCDE ha identificado que una de las principales barreras para las empresas, especialmente MiPymes, en el acceso a los Beneficios Tributarios es el “conocimiento”. Les cuesta entender los instrumentos, dejando de invertir en ocasiones en proyectos por no visualizar que tienen una opción de recuperar una parte importante de la inversión. Después es el deber de todos de comunicar sobre eses beneficios para estimular los proyectos en I+D+i de las start-ups, de las PyMEs y grandes empresas.

Nos encontramos enfrentados a un mundo dinámico, globalizado, lleno de incertidumbres asociados al cambio climático, crisis económica mundial, enfermedades pandémicas, hambruna, entre muchos otros aspectos, por lo cual la inversión en Investigación, Desarrollo e innovación es la clave para poder mantener un país estable, con desarrollo económico y que pueda asegurar el bienestar de todas las personas que lo habitan.

Paola Pezo
Strategy & Innovation Manager LATAM

×